Una historia de amor en tiempos de covid

Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es el poder conocer a personas, conocer sus historias y poder ayudarles con la compra o venta de su vivienda.

Os cuento la última historia que considero una historia real de amor.

Conocí a una familia hace unos meses que quería comprar una vivienda para su hijo pequeño. El hijo ha terminado Medicina y quería comprar un piso para poder vivir en Sevilla, ya que su familia es de una bonito pueblo.

Esta familia desde el principio me pareció encantadora, todos los hermanos son maravillosos (en especial 1 de ellas) y los padres son de esas personas que te dan ganas de abrazar en cuanto los conoces. Los padres llevan toda la vida trabajando y querían ayudar económicamente a su hijo pequeño.

El papeleo de esa vivienda estaba siendo dificultoso debido a que era una vivienda de VPO y tiene una serie de trámites… y cuando estábamos más cerca llegó el dichoso «Covid» y se paralizó todo. El problema no vino con la parálisis del papeleo, vino con que el padre de esta familia enfermó de este maldito virus.

He podido vivir de cerca el dolor de esta familia durante estos meses (como tanto Españoles y tantos ciudadanos del mundo), porque puede doler quedarte en casa o quedarte sin trabajo, pero nada comparado a que tu padre enferme y no poder estar con él…

Estuvo más de 40 días en la UCI, y el pronóstico era muy malo por su edad.

La unión de esta familia fue increíble, todos sus miembros derrochan AMOR.

Recuerdo perfectamente como lloré como un niño cuando me mandaron el vídeo de cuando salía de la UCI. Porque este señor… tiene una fuerza interior impresionante.

Me cuentan en la familia que una de las primeras palabras que dijo fue «llama a Joaquín Caraballo que el niño no se puede quedar sin piso…».

Este Señor se recuperó y hace unos días tuve el honor de estar a su lado en la firma ante Notario de la compra de la vivienda para su hijo.

Gracias Familia, nunca olvidaré los valores de amor, unión, humildad y solidaridad que me habéis enseñado.

Os quiere,

Joaquín Caraballo.

Deja una respuesta